Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 121 visitantes 19/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Los pobladores de planetas y del fondo del mar
Ken MacLeod

El primer libro que leí sobre cf fue The Disappearing Future, editado por George Hay hacía 1970. Todavía tengo una copia en algún lugar bajo las crecientes pilas de libros. Contenía artículos, uno o dos relatos y, creo que un poema. Fue publicado en bolsillo, (Como también lo fue años más tarde un volumen similar de crítica de CF, Explorations of the Marvellous editado por Peter Nicholls).

Uno de los artículos, de James Blish, se preguntaba cobre cual era la justificación social de la CF. Comenzaba demoliendo algunos de codicilos familiares del contrato Gernsbackiano. No tengo el libro a mano, pero , por así decirlo, así es como recuerdo sus ideas claves

¡La CF nos ayuda a predecir el futuro! No, no lo hace La lista de predicciones fallidas, hechos imprevistos y tendencias sobre valoradas por la CF ya era larga cuando Blish escribió su artículo y se ha alargado desde entonces.

¡La cf nos enseña la ciencia sin esfuerzo! No, no lo hace. La que la cf no enseña sin esfuerzo es pseudo ciencia, desinformación y ciencia imaginaria. La Hard cf concienzudamente construida que nos enseñe ciencia es tan rara como un diente de archaeopteryx.. La cf ha sido una brillante luz de guía de los poderes psíquicos, el viaje más rápido que la luz, la memoria racial, la superioridad de la inteligencia extraterrestre, la evolución como un proceso dirigido, y muchos otros errores científicos. Hoy podemos añadir la facilidad e inminente construcción de Ias e interfaces cerebro-ordenador a la basura del desprestigio.

En nuestros días, por supuesto, quien quiera aprender la ciencia real sin tener que leerse un aburrido libro de texto puede encontrar en cualquier buena librería pilas de libros bien escritos, bien informados y actualizados, escritos por científicos en activo, además de una enorme cantidad de información en la Web.

No recuerdo si Blish mencionada este:

¡ La cf anima a los niños a estudiar ciencias e ingeniería! No, no ,lo hace. Los anima a soñar despiertos, escribir historias de cf y dibujar figuras anatómicamente optimistas y armas cinéticamente imposibles en las tapas de sus cuadernos de ejercicios. Con el añadido que si los anima a seguir una carrera científica o tecnológica que a menudo lo hace con los chicos incorrectos , llevándolos a la desilusión y, con suerte y un trabajo muy duro a un trabajo en Tecnologías de la Información. En diez o mas años de estudio e investigación en ciencias biológicas no recuerdo encontrarme a un colega ? estudiante o científico ? que sea lector de ciencia ficción. En cuanto me introduje en la programación estuve intercambiando libros de cf con toda la oficina como si fuesen disquetes, a menudo con personas sin calificación científica.

Blish llega a la conclusión de que el verdadero valor de la CF es concienciar a la gente de el cambio del mundo a causa de la ciencia y su aplicación. No discutiré esto, pero por ahora nadie que no sea plenamente consciente de esto esta, seguramente, mas allá del alcance de la cf.

Mucho mas cerca de la realidad, creo, que estaba George Orwel en su artículo ?Wells, Hitler, and the World State? (1941) donde afirma:

"Volviendo a la década de 1900 era una experiencia maravillosa para un niño descubrir a H.G. Wells. Allí estabas ,en un mundo de pedantes, clérigos y golfistas, con tus futuros jefes exhortándote a ?unirte o echarte a un lado?, tus padres estropeando tu vida sexual y tus torpes profesores riéndose por encima de sus latinajos; y aquí tenias a este hombre maravillosos que podía hablarte de los pobladores de planetas y del fondo del mar, y que sabia que el futuro no iba a ser como lo imaginaba la gente respetable?.

? The Penguin Essays of George Orwell, 1984, 1994 ed., pagina 192

Esto fue así para mi palabra por palabra en los setenta, y sospecho, que para muchos es todavía verdad en el siglo veintiuno. La Cf, así lo creo, es sobre algo distinto a toda esta mierda, y trata sobre algo real e importante que pone a esta mierda en perspectiva. La forma en que lo expreso ahora es que la CF no trata fundamentalmente sobre la relación humano-humano, ni humano ? sobre natural, sino sobre humano ? naturaleza, y esto es lo que la hace atractiva (para algunos) y única dentro de la literatura.

La gran ventaja de esta explicación de la importancia de la CF es que reverbera con la experiencia del lector que, ciertamente, no ha abierto un libro con naves espaciales en la portada para aprender ciencias, o para descubrir como diferirá el futuro del presente. Quieren leer historias ambientadas en el universo externo al de las relaciones humanas, por que (a) si es un típico ejemplo de nuevo lector, un adolescente por ejemplo, ya tienen un mundo de relaciones humanas en sus oídos todo el jodido tiempo, y (b) sabe que ese universo estará lleno de interés y maravillas. Puede que también lea fantasía, pero el toque especial de la cf viene del hecho de que no es fantasía. Esta ambientada en un universo tan científicamente creíble como el escritor sea capaz de crear, y mientras esta cláusula se cumpla, el resto de la letra pequeña Gernsbackiana puede obviarse. A propósito, esto es posible ya que se puede leer cf científicamente fechada con el mismo placer que cf contemporánea, y sin embargo no ocurre con la cf científicamente descuidada.

De esta explicación se extraen clarísimamente otras consecuencias familiares. Una es la distinción entre aficionados y foráneos.. A pesar de su pequeñez y división el fandom puede constituir a veces un entorno social donde encontrarse con otras personas que comparten un sensación sobre la importancia de algo que está fuera de los asuntos mundanos, y que además tienen una peculiar perspectiva para tratar los asuntos mundanos, y a en el mejor de los casos una cierta apertura de mente ante la experimentación. (Una vez conocí a un aficionada que me dijo que le habian preguntado cuando tenía unos veinte años ¿Es el sexo igual con foraneos? Y tuvo que admitir que no lo sabía, y que no estaba precisamente ansiosa por averiguarlo). También explica por que los verdaderos científicos no están habitualmente interesados en la CF. Obtienen su ración de extra-humanidad habitualmente de su trabajo diario, y su grupo fandomita lo integran sus propios colegas. La comunidad científica puede reflejar a veces una curiosa semejanza con el fandom de cf en su tolerancia con lo aspectos y comportamientos poco convencionales, por no hablar de barbas, cerveza y disputas.

Otra es la frecuencia con la que se abandona el habito de leer cf al crecer, ?Solía leer mucho en mi juventud?, te dice la gente, ?pero ahora leo poco?. A mi me pasó igual. En cuanto alcance la veintena de años me volví completamente hostil hacía la cf, no por que hubiese esquivado a todos los jefes, padres y clérigos y pervertido mi vida sexual, sino porque considerada que leer cf era un obstáculo para lograrlo. Quizás fue eso, por que entre los veinte y los treinta años la di de lado más o menos. Solo a partir de los treinta volví a interesarme en la cf.

Incluso ahora, he dicho que en algunos aspectos es bueno abandonar la cf al crecer, si ese crecimiento te lleva a leer novelas y aprender sobre las relaciones humanas. Pero también es valiosos reconsiderar ese abandono, mirar más allá del campamento de la humanidad y de las estrellas que nos rodean y preguntarte a ti mismo si estas preparado para leer de nuevo sobre los pobladores de planetas y del fondo del mar.

Publicado originalmente en Emerald city #100editado por Cheryl Morgan

Traducción:Javier Romero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

 

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada