Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 115 visitantes 21/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Entrevista a Santiago Eximeno y David Jasso
José María Flores García
¿Cómo se escribe, o cómo se lleva escribir una novela entre dos autores? ¿Habéis colaborado juntos en alguna otra ocasión?
La verdad es que ha resultado mucho más fácil de lo esperado, se trata de dejar que el otro haga todo el trabajo. Cuando empezamos no nos habíamos visto nunca y ahora no nos podemos ni ver. Lo cierto es que resulta muy gratificante el poder machacar todas las ideas que el otro aporta, es verdaderamente reconfortante. A pesar de todo esto tenemos pensado escribir más proyectos juntos. Este hecho no dice nada bueno de nuestro estado mental. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma novela. Al margen del material escrito, también hemos coincidido en divergenciacero.com, un podcast de relatos de horror en audio que nos proporciona nuestra necesaria ración de aullidos semanal.

¿Dónde queda la verdadera Certeza? ¿Tienen ustedes alguna?
Certeza está en el interior de cada uno de nosotros: es el lugar oscuro en el que habitan los miedos y la parte más miserable de nuestra humanidad. Por supuesto que existen muchas Certezas en nosotros. Para el mortal común es fácil apreciar con una sola mirada la maldad que anida en nuestro interior y brota en nuestros rostros. Y que nadie se atreva a llevarnos la contraria, tenemos Certeza absoluta.
Santiago Eximeno
En su novela se encuentran y se intuyen algunas referencias a películas del cine de terror y fantástico (Carrie, Alien, Drácula, Parque Jurásico...) ¿Qué debe al mundo cinematográfico?
Las influencias que hemos recibido han sido muy variadas, desde literarias hasta cinematográficas, si bien estas últimas son más evidentes. Ambos somos cinéfilos capaces de disfrutar con una buena película de terror ?e incluso con una mala, siempre que mantenga el adecuado nivel de hemoglobina? así que es inevitable que apliquemos en nuestra obra el lenguaje cinematográfico y sus iconos. La referencia que menciona a Freddy Kruger la sentimos nosotros al releer la novela, en un principio no estaba allí, pero está claro que en nuestro subconsciente iconos como Freddy están muy presentes, y creo que es algo que compartimos con muchos lectores de horror, tanto los que crecieron con Pesadilla en Elm Street como los que crecen con Saw.

La novela juega con ciertos paralelismos a lo largo de toda ella, uno de ellos basado en las mascotas. ¿Eran ustedes de esa clase de niños crueles que metían sus tortugas en el microondas para ver qué pasaba?
Más que de mascotas estaríamos hablando de poder y dominio. El control del ?Cazador? sobre su mascota queda cuestionado  porque ella disfruta con su sumisión y se siente liberada al ser esclava. Toda una paradoja que es muy difícil explicar en estas líneas, principalmente porque no acabamos de entenderla. Lo que nos lleva a la pregunta: ¿Por qué crees que hemos abandonado la costumbre de introducir tortugas en el microondas? ¿Hace falta ser niño para divertirse? Con la madurez hemos comprendido que existen otros animales más activos, más grandes que las tortugas. Estamos a la espera de que se comercialicen microondas del tamaño adecuado.
Cazador de mentiras
(Siguiendo con la estructura de la novela)  Las distintas historias que se entrecruzan guardan también una relación que podríamos llamar cinética entre el final de un capítulo y el comienzo del siguiente. ¿Es así como se pasaban el testigo a la hora de escribir?
El efecto que se pretendía conseguir con el paso de los capítulos era el equivalente a las transiciones cinematográficas: realizar una especie de fundido de dos imágenes. En realidad no tiene mucho que ver con pasarse el relevo, ya que no trabajamos ?un capitulo tú, uno yo?. Cuando decidimos abordar la creación de una novela a cuatro manos no nos planteamos una rígida metodología de trabajo. Teníamos clara la estructura de la novela ?casi como un guión, con su inicio, nudo desenlace?, pero no nos sentíamos limitados a la hora de atacar los personajes o las tramas secundarias, lo que propiciaba una ingente cantidad de información intercambiada, y alguna que otra cara de asombro.

¿Es el Cazador de Mentiras fundamentalmente un trasunto moderno del hombre del saco, como Luismi cree? ¿Creían en él de pequeños?
Pues sí, la idea primigenia era jugar con el  verdadero hombre del saco, en particular con la representación que de él se hace en Cataluña, el ?Caçamentides?, aunque las cosas se nos fueron de las manos. Y que a nadie le quepa duda: el hombre del saco existe, siempre lo hemos sabido, desde muy pequeños. De hecho, es uno de nosotros dos ?lo que convierte esta obra en una biografía?, pero no os diremos quién.

Podría pensarse en el Cazador de Mentiras como un monstruoso ser que imparte justicia divina; sin embargo, pronto se advierte que responde más al perfil de un psicópata asesino cuya vida parece depender de la existencia de la propia mentira. Háblennos de él, de sus motivaciones y de su origen.
El Cazador de Mentiras comparte las dos características que sugieres: es un justiciero  y un psicópata. Necesita la mentira para sobrevivir, forma parte de su existencia; sin embargo la mentira le duele hasta la locura. En un momento dado de la escritura de la novela nos planteamos dotarle de un origen completamente racional ?desarrollamos gran parte de esa trama alternativa, finalmente desechada?, pero decidimos obviarlo y mantener ese aire de leyenda oscura, de ser que habita en la mentalidad colectiva y, en ocasiones, se vuelve real y ejerce su versión deformada de la justicia.
David Jasso
(A Santiago Eximeno) No hay duda, por su página web (www.eximeno.com), de la inquietud literaria de Santiago; ¿está embarcado actualmente en algún proyecto literario y si es así de qué tratan?
Siempre estoy embarcado en nuevos proyectos, es una necesidad que no puedo controlar. En estos momentos preparo dos antologías de relatos de horror con la esperanza de verlas publicadas en un futuro próximo, y simultáneamente me he involucrado en varios proyectos a cuatro manos ?uno de ellos de nuevo con David Jasso, tras Cazador de Mentiras quedamos tan contentos que estábamos deseando repetir la experiencia? que espero lleguen a buen puerto en los próximos meses.

¿Mienten ustedes mucho? Y, en ese caso, ¿temen sufrir la venganza del Cazador de Mentiras?
Pues no, somos muy sinceros, y lo prueba esta entrevista, en la que nos hemos ceñido estrictamente a la verdad. Y sí, tememos que el Cazador de Mentiras irrumpa en nuestras vidas, y mantendremos ese temor hasta que se inventen microondas del tamaño adecuado, como comentábamos
antes.

El Cazador de Mentiras no suele ser piadoso con aquellos que mienten. ¿Existen para ustedes las mentiras piadosas?
Sí. Son necesarias, imprescindibles para la vida. Nos encantan. Es la forma más sencilla de lograr que alguien diga algo bueno de nosotros. También, por otro lado, es la forma más sencilla de llamar nuestra atención. Miente y pronto estaremos a tu lado, envueltos en ceniza.

¿Cuál es su novela de terror favorita?
Aquí, como es inevitable, discrepamos. Para David es difícil nombrar una, hay demasiadas pocas entre las que elegir, así que quizás se quedaría con esas viejas novelitas de a duro, los ?bolsilibros? de terror que tan buenos ratos nos hicieron pasar a ambos. Allí había cientos de universos, de terrores y de muertes. ¿Qué más se puede pedir? Para Santiago el mejor terror se sirve en frascos pequeños, por lo que prefiere una antología de relatos de horror, por ejemplo de Ramsey Campbell, de Clive Barker o de Jack Ketchum, a una novela, pero si tuviera que escoger una, El sol de medianoche de Ramsey Campbell siempre tendrá un hueco profundo, como el que dejaría una estaca, en su corazón.

La novela deja abierta la posibilidad de una continuación, ¿algo que decir al respecto?
Toda buena novela (o película) de terror que se precie ha de dejar una puerta abierta: es una forma de prolongar el terror más allá de la última página. En principio no tenemos previsto volver a Certeza para realizar una segunda parte al uso. Tienen que confluir dos factores para abordar una segunda parte: el interés de los lectores y la visita de las musas. De todas formas, es muy probable que cualquiera de los dos retome en algún momento protagonistas secundarios y/o lugares para nuevas obras. Hemos tomado cariño a los personajes y en Certeza todavía hay muchas historias por descubrir. En nuestro próximo trabajo conjunto, con el título provisional de Lo que ves cuando cierras los ojos, es posible que aparezca algún personaje de forma tangencial o se recorran parajes conocidos.


Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

 

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada