Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 67 visitantes 19/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Correrías de una novela web que acabó en papel
Igor Kutuzov

En el diván. Paso 1.

En el año 2000 y pico acabé Antigua Vamurta. La escribí en catalán y la envié a editoriales en esta lengua. Tras el rechazo, o más bien el silencio de treinta y tantas editoriales, me sentí como un Quijote más ante los molinos acallados. ¿Qué hacer? Decidí publicar la novela montando una página web, gratuitamente. Para ampliar horizontes la traduje al castellano en un rarísimo ejercicio que no sé si recomendar. Caramba, ya la tenía.

 

 

Portada del libro

Por los campos de Castilla. Paso 2.

Levanté una web. Quería hacerlo bien, pagué un buen dinero a un diseñador, contraté un espacio en una afamada y cara empresa de alojamiento, pillé un dominio, vamurta.com, y me lancé. Aquello, creo, tuvo un cierto éxito.

Con media novela publicada online me adentré en el laberíntico mundo de los foros. Quería dar a conocer mi trabajo y compartirlo. En los foros acabas, con muy honrosas excepciones, sintiéndote como Machado cantando con áridas melodías en los campos de Castilla. Hablando solo, hablando en un páramo inmenso que te devuelve tu propia voz. Aunque también es cierto que en Foros conocí a gente increíble, generosa y muy literaria. Gente de la que aprendí, y que en momentos de muchas dudas su apoyo fue crucial para no tirar la toalla y dedicarme a vender frankfurts por las calles empujando un carrito, como el amigo Ignatus Reilly.

 

Cambio de tercio. Paso 3

En un par de foros me llegaron mensajes privados, que más o menos decían: «pero qué haces, desgraciado, envía esto a una editorial». Y así lo hice. La envié a 15 editoriales de género y, con muchos retrasos, tres se interesaron vivamente por publicar la novela.

La página web que monté no pude seguir manteniéndola. Demasiado caro. Al dejar de pagar el dominio, este fue comprado por una empresa que comercializa libros electrónicos. Decidí echar el freno de mano, montar un blog (es gratis) y enviar la novela, como he dicho, a las editoriales convencionales. A probar suerte, guardándome la opción de volver a publicar online.

 

¡Oh, Dios Mío! Paso 4

Sorpresa, una de las editoriales que se habían interesado dio el paso de firmar contrato. La editorial más rápida fue Grupo AJEC, con quien he publicado recientemente.

Mientras, el blog empezaba a hacer chup-chup como un caldo que necesita horas (léase años) para entrar en ebullición. En Internet es muy viva la sobreinformación, la sobreoferta. Es como un bazar enloquecido donde entras para comprar unos calcetines y sales con un par de botas para ir a pescar truchas, sin ser capaz de entender qué ha pasado. Sacar un poco la cabecita requiere de un trabajo hercúleo. Los blogs sólo son recomendables si has decidido no ver más televisión. Devoran el tiempo como una termita insaciable del tamaño de un elefante.

 

3, 2, 1? Inyección. Paso 5.

Antigua Vamurta vio la luz, felizmente, el pasado mes de octubre de 2011. Empezó vendiéndose sorprendentemente bien, ¡hasta demasiado bien!, durante un mes y medio. La gente que esperaba el libro lo compró. Y otros, pues estaba bien expuesto como novedad.

Luego, empezaron a llegar las buenas críticas. Y luego, el olvido. Descabalgado el libro de las novedades, desconocido para el gran público, los restos de la primera edición se esconden en estanterías de grandes almacenes y librerías. Llegaron otras novedades, pidiendo su sitio. El libro en formato ebook sigue allí, vendiéndose más o menos.

 

Fin del cuento. Paso 6.

Escribiendo la segunda y última parte de Antigua Vamurta. ¿Contento con el libro en papel? Mucho. Una gran satisfacción personal que dudo, hubiera sido tan grande publicando mediante una web. El formato web o blog no es el adecuado para lecturas largas. Aunque este año Amazon ha desembarcado en España, cambiando el panorama con la eclosión, ahora sí, de los ebooks. Hoy, más que ayer, es una opción.

 

Siento decir que a estas alturas y tras toda esta odisea, todavía no sabría decir cuál es el mejor camino para empezar una aventura literaria, si el tradicional o el nuevo, mediante Internet. Acaso navegar en ambos ríos, el corazón lleno de anhelos, con velas que no conozcan el desaliento, porque el premio en el mar de las letras siempre es discutible y vago como una niebla que no te deja ver dónde se halla el buen puerto, que siempre es llegar al lector. Ser leído. Amén.

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

 

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada