Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 109 visitantes 21/4/2018
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT





Editorial:Berenice

Traductor: Helena Bosch Iñiguez
Fecha de edición: 10-2007
Encuadernacion: Tapa dura
Tamaño: 23 x 15 cm.
251 páginas
ISBN: 978-84-96756-33-5
18,00 ?

Texto Contraportada

Eve acaba de descubrir que su madre tiene cáncer de pulmón. Tratando de escapar de las dificultades su mente se abre a un mundo de relaciones multicolor de una noche, drogas de diseño, un sinfín de bebidas baratas y discotecas.


En su mundo no hay sitio para alguien como Adam. Adam ha de sufrido su propia frustración sexual, a su violento padre y a un síndrome obsesivo-compulsivo, y, ahora, no puede dejar de pensar en Eve. ¿Estará demasiado ocupado leyendo la revista pornográfica de su padre como para dar el paso definitivo?


Apples, cargada de verdad y belleza a pesar de la sordidez y la crudeza de su lenguaje, habla de la dificultad de madurar, de lo difícil que resulta cualquier relación y del vértigo ante los golpes del destino. Divertida, conmovedora, trágica y sincera. Es la impresionante primera novela de un autor con una voz única.



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Amazon

Nuestra Crítica

Confieso que me acerqué a esta novela con todos los recelos del mundo. Tanta sobreabundancia de elogios y comparaciones desmesuradas en la cubierta del libro, solo consiguen que uno se acerque al libro con la guardia levantada, y la mosca tras la oreja. Y lo cierto es que durante las 30 o 40 primeras páginas el libro me atrapó. La historia de dos adolescentes arquetípicos de nombre Adam y Eve, es algo más que una sucesión de los excesos alcohólicos, estupefacientes y sexuales que llevan a cabo. Los personajes tienen alma, y uno llega a comprender por qué actúan como lo hacen.
Pero luego todo acaba, como si el autor no supiera cómo hacer evolucionar la historia, y lo que en un principio se prometía, se queda, ahora sí, en esa mera descripción de excesos, que se suceden de manera ininterrumpida, sin que lleguemos nunca a comprender por qué suceden.
Tal vez sea que el libro me pilla en una edad intermedia en la que es más difícil sentirse tocado por él. Uno hace ya tiempo que dejó atrás la adolescencia y sinceramente, en mis tiempos, éramos menos salvajes, aunque sí que es fácil conocer a alguien como Adam o Eve, `pero más como excepción que como la norma que presenta el libro, y por otro lado, no tengo hijos cercanos a la edad de los protagonistas, lo que sí que podría hacer que si alguien en ese caso leyese el libro corriese a encerrar a sus vástagos en la habitación hasta que cumplan al menos los 18.
El autor plantea la novela como una sucesión de monólogos, la mayor parte a cargo de los dos protagonistas. Eve que tras enterarse de la grave enfermedad de su madre, pero no a causa de esto, se entrega una desaforada sucesión de excesos de todo tipo, sin que en ningún momento sepa muy bien por qué lo hace, y para la que parece no haber salida. Por otro lado Adam, un chico maniaco compulsivo, extremadamente tímido, maltratado por su padre y que está profundamente enamorado de Eve, y que es el personaje mejor construido de la novela, siendo casi imposible no sentir simpatía por él. Además de los pensamientos de estos dos personajes, se intercalan otros monólogos de personajes, e incluso animales y objetos que en un momento u otro son testigos de los acontecimientos, y nos ofrecen su particular punto de vista, en lo que es el mayor acierto de la novela, la capacidad del autor para crear voces auténticamente distintas para cada uno de los personajes.
Como hemos dicho antes el punto débil de la novela, es que la trama no avanza, los personajes no parecen verse afectados por sus acciones y el torrente narrativo que se anuncia en un prometedor comienzo, queda estancado en un lago de aguas mansas que fluye lentamente hasta un final que tampoco cierra la historia de Adam y Eve, con la consiguiente sensación de que el autor tampoco tenía muy claro hasta donde quería llegar, aunque al menos el viaje hasta ese final no es muy dificultoso.
En resumen una novela que seguramente gustará a adolescentes, y jóvenes amantes de los excesos, que se verán reflejados o sentirán envidia de los personajes, espantará a sus padres, y dejará fríos al resto.
Javier Romero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada