Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 73 visitantes 21/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



El diablo que ya conoces. Mike Carey



Editorial:Dolmen
Libro. 320 Págs.
B/N. 20 euros.
isbn: 978-84-93599-3-0
Otras obras del Autor/es
Círculo vicioso
Texto Contraportada

Felix Castor es un exorcista freelance y Londres es su territorio. En una época en que el mundo sobrenatural se está agitando y desbordando sobre la realidad mundana de los vivos, sus habilidades están muy solicitadas. Un buen exorcista no puede cobrar lo que quiera ?y disfrutar a lo grande de ese modo de vida- pero hay un riesgo: antes o después es probable que se enfrente a un espíritu demasiado fuerte para él. Entonces se acaba el juego.


Después de un periodo ?retirado?  tras un encuentro al que apenas sobrevivió, viejas deudas le hacen regresar , y acepta lo que aparentemente es un simple exorcismo. El problema es que, lo que debería haber sido un trabajo perfectamente sencillo se convierte rápidamente en el ?Show de Quién Mata Antes a Castor?, con demonios, hombres-bestia y fantasmas haciendo cola para reclamar el gran premio.


Pero eso está bien; Felix Castor sabe como tratar con los muertos. Son los vivos los que le joden?


Adelanto


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

A los lectores de cómic americano acostumbrados a fijarse en los nombres contenidos en los pequeños recuadros de las primeras páginas el nombre de Mike Carey les resultará familiar, al igual que el estilo de los diálogos de sus personajes, ciertos elementos de la historia o su ritmo lo serán para los lectores de Hellblazer, Lucifer y muchos otros títulos a los no habituados a ello. ¿Por qué? Fácil. Porque Mr. Carey ha escrito los guiones de muchos, muchos comics de todo tipo, tanto de temática sobrenatural y dirigidos a un público adulto, como de superhéroes ?clásicos?, vestidos con mallas e integrados en el mainstream de sus respectivas editoriales. Y se nota, empezando por la temática elegida, que encajaría perfectamente en cualquier historia de John Constantine o de la línea Vértigo.

La novela nos presenta un Londres distópico, situado en un mundo en el que los espíritus de los muertos deciden en ocasiones volver, ya sea como fantasmas o apariciones, ya sea animando su cuerpo (o lo que quede de él), poseyendo un cuerpo cuyo ?propietario? humano todavía ocupe, o creando una nueva versión del loup-garou mediante la posesión de uno o varios cuerpos animales a los que el espíritu modela para darles forma humana. Los demonios y otros entes sobrenaturales han regresado y campan a sus anchas por el mundo. Y, por si fuera poco, las emociones de los fallecidos impregnan los lugares que habitaban en vida, acumulándose y convirtiendo los edificios antiguos, y los cascos históricos de las ciudades en algo difícil de soportar para los sensibles a los nuevos fenómenos paranormales. Es un momento agridulce para las religiones: crisis de fe, al ser incapaces de explicar el fenómeno o de describirlo usando las cosmologías tradicionales, y conversiones masivas de los que buscan respuestas o algo que les de seguridad, a los credos establecidos o a uno de los surgidos con la nueva era. La magia, en sus dos vertientes de Blanca y Negra, vuelve a practicarse. Y profesiones olvidadas, como la de exorcista, vuelven a aparecer. Y exorcista es, precisamente, la profesión del protagonista, Felix Castor. Una profesión consistente en expulsar a los aparecidos no deseados. Una profesión lucrativa, muy lucrativa, para aquellos que son capaces de realizar el trabajo para el que son contratados sin plantearse lo que están haciendo. O sin quemarse los dedos .

Precisamente, los dos problemas del pobre Felix. Intentando recuperarse de un exorcismo que le estalló en la cara y que, además, afectó a dos de sus mejores amigos, acepta un trabajo aparentemente rutinario para ?desinfectar? el edificio del Archivo Bonnington, donde una aparición femenina está perturbando el trabajo de los empleados. Pero lo que podría haber sido una ?limpieza? rutinaria se complica al empezar a plantearse el pobre Felix quién, qué y por qué. Quién es la misteriosa mujer sin rostro que se aparece en el Bonnington. Qué fue lo que le ocurrió, qué pudo ser tan grave como para que su impronta psíquica se convirtiera en una aparición. Y por qué ha quedado anclada en este mundo y no ha pasado al otro al morir, que tarea dejó sin finalizar, que promesa sin cumplir, que persona por amar. Esas son las preguntas que se plantea una y otra vez, obligándole a investigar unos hechos que ponen en peligro el cobrar su trabajo y que le ponen en el punto de mira de un grupo de gente no demasiado recomendable. Y, como decían en el antiguo concurso de televisión, hasta aquí puedo leer.

La novela es muy agradable de leer. Mr. Carey da la impresión de sentirse a sus anchas escribiendo historias de temática sobrenatural, algo ya demostrado con creces en sus guiones de Hellblazer , donde encajarían perfectamente la mayoría de los personajes, empezando por el mismo Felix Castor. Nos encontraremos con brujas Neo Paganas, zombis hedonistas, demonios que buscan su lugar en el mundo... Todos descritos con el toque justo de originalidad o extravagancia para hacerlos atractivos, aunque ninguno sea desarrollado en profundidad. El protagonista tiene, además, el toque justo de encanto y de sentido de lo correcto como para despertar simpatía en el lector. El autor resiste, además, la tentación del caer en la truculencia y en la sordidez, prefiriendo en su lugar el crear una atmósfera triste y melancólica, con toques de romanticismo, que encaja perfectamente con un Londres sobrenatural del que casi podemos oler la niebla.. El ritmo de la novela es tranquilo, adecuado a la historia y a su ambientación.

En resumen, una novela entretenida, fácil de leer, con personajes coherentes y una historia simple pero muy correcta. Si lo que se busca es casquería o pasar miedo al cerrar el libro, esta no es la novela a elegir. Pero si se quiere una historia melancólica, bien narrada y ambientada, llena de perdedores que lo son por hacer lo correcto, este es el libro. Yo, personalmente, espero a los siguientes títulos del autor.



Enrique Torralba Cerdán.

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada