Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 73 visitantes 21/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



El día del dragón. Domingo Santos



Editorial:Ediciones B

Colección: Nova (Num. 206)
Fecha de edición: 01-2008
Encuadernacion: Rústica
Tamaño: 23 x 15 cm.
256 páginas
ISBN: 978-84-666-3759-6
16,50 ?


Otras obras del Autor/es
Asimov Ciencia Ficción nº 10 Julio 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 11 Agosto 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 12 Septiembre 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 13 Octubre 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 7 Abril 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 8 Mayo 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 1 Octubre 2003
Asimov Ciencia Ficción nº 2 Noviembre 2003
Asimov Ciencia Ficción nº 9 Junio 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 3 Diciembre 2003
Asimov Ciencia Ficción nº 4 Enero 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 5 Febrero 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 6 Marzo 2004
La Soledad de la maquina / Territorio de pesadumbre
Asimov Ciencia Ficción nº 14 Noviembre 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 15 Diciembre 2004
Asimov Ciencia Ficción nº 16 Enero/Febrero 2005
Asimov Ciencia Ficción nº 17 Marzo/Abril 2005
Asimov Ciencia Ficción nº 18 Mayo/Junio 2005
Asimov Ciencia Ficción nº 19 Julio/Agosto 2005.
Asimov Ciencia Ficción nº 20 Septiembre/Octubre 2005
Asimov Ciencia Ficción nº 21 Noviembre/Diciembre 2005
Fragmentos de Futuro
El Extraño Lugar
David y el laberinto del sprite
Homenaje
Texto Contraportada

El descenso a los infiernos de un rico ejecutivo que controla una poderosa multinacional cuyo papel resulta determinante. Un mundo del futuro cercano en el que, de manera larvada, se está fraguando una nueva revolución sociopolítica posiblemente inesperada.

Eugen Kirzner se ve obligado a conocer de primera mano la realidad última de la sociedad tecnológica de finales del siglo XXI, mientras, casi sin quererlo, desentraña la más inesperada conjura. Una conjura que significará el mayor cambio en los viejos mecanismos de poder hasta entonces en activo y que Kirzner conoce tan bien.



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

Desde hace algún tiempo se han repopularizado las novelas en las que, en un futuro cercano ? es decir: en una sátira del presente ? alguien que está comodamente en la parte más poderosa y rica de la pirámide del sistema se ve inmerso en los estratos más bajos durante una breve estancia, y eso le da ciertas lecciones morales, vitales, etcétera. De hecho, leyendo la portada, la contraportada y la introducción ? sí, aún hay gente que lo hace ? de este libro de Nova parecerá que esta historia es una variación hispana del tema de Mercaderes del Espacio, cuando en realidad es otra cosa totalmente distinta.

El nuevo trabajo de Domingo Santos parece una obra escrita durante mucho tiempo, a retazos, donde se reciclan ideas y relatos anteriores, en algo que da la sensación de opera prima al intentar tocar todos los palos en muy poco tiempo. Lo que más llama la atención en esta especie de cyberpunk pesimista es el parecido, tanto en el tono como en el fondo, con varios libros de Bruce Sterling que, precisamente, tradujo en su día Domingo Santos, especialmente esa pesadilla para la globalización que era "Islas en la Red": "El día del dragón", en muchas ocasiones, parece otro libro de Sterling, y es difícil saber si es por la cantidad de personalidad que le inyectó Santos cuando los tradujo. La forma en la que se satura al lector de detalles empresariales y económicos, en la que se recrea en los escenarios sórdidos y en los tecnológicamente sorprendentes, en la que se impacta con imágenes humanistas en un mundo bastante deshumanizado, es la misma que la del escritor y pope norteamericano ? por no hablar de otros detalles de ambientación que coinciden con las novelas de Sterling (las mismas Islas ? o Laputas, como bien menciona ? que aparecen en "El Chico Artificial"). Y esta influencia, que quede claro, es muy positiva.

Lo sorprendente, aparte de este inesperado trato del escenario futurista, está en el desarrollo de la historia: Domingo Santos no narra linealmente, ni quiere hacerlo. Nunca queda claro a dónde va ni qué quiere contar hasta las últimas páginas. Juega con la perspectiva del protagonista, juega con las pistas falsas, y describe sin parar una urbe futurista pastiche de todo el cyberpunk visual y escrito de los 80. Y esto, de nuevo, funciona. ¿Qué es lo que no funciona? No funcionan las caracterizaciones de los personajes, por ejemplo, aunque precisamente lo que piensa e interpreta el protagonista es lo que lleva el peso del relato. Pero esto es casi obviable, porque lo que realmente peligra es un tono ambiguo cuando trata la xenofobia que en sus últimas páginas queda francamente ramplón. Es cierto que la ciencia ficción, y sobre todo cuando trata de un futuro cercano, tiene su mayor interés en cómo el autor refleja sus inquietudes y obsesiones contemporáneas en el universo y relato que crea, pero Domingo Santos parece que predica, y todas esas elucubraciones que llevan a un apocalipsis catártico y terrible se quedan al nivel de barra de bar.

Esta breve, interesante y algo fallida novela podría resumirse en esto: una historia con una atmósfera muy conseguida pero que, en sus parecidos con Bruce Sterling, hacen parecer a éste como el rey de la sutileza. Si no fuese por el regusto a bilis que dejan las últimas páginas ? 6 o 7 nada más ? la recomendaría sin duda, aunque fuese por su perfecto carácter mimético y su brevedad. Con la resolución que tiene la recomiendo con reservas y mucha apertura de miras: hay muchas imágenes gozosamente futuristas y fascinantemente sórdidas entre párrafo y párrafo.
Carlos Jürschik

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada