Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 86 visitantes 21/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Agente de Bizancio. Harry Turtledove



Editorial:Roca Editorial

Col. Ómicron
ISBN: 978-84-96938-04-5
PVP: 21,00
Páginas: 368
Encuad.: Rústica con solapas
Fecha pub: 24 de marzo de 2008
Presentación a cargo de Isaac Asimov


Otras obras del Autor/es
Britania conquistada
En presencia de mis enemigos
Historia alternativa. El mundo que pudo ser
Texto Contraportada

En un mundo sin islamismo, en el que Constantinopla nunca cayó, El imperio Bizantino no sólo ha sobrevivido sino que florece de manera excepcional desarrollando la tecnología en fechas muy anteriores a como ocurriera en nuestro universo. Su poder e influencia se dejan sentir en todo el mundo.
Pero no por ello el gran imperio deja de tener enemigos: los persas, los bárbaros y todos aquellos celosos de su gloria y poder, que desean derrocarlo y, en definitiva, emularlo.
Para defenderse de esa eventualidad, el emperador dispone de sus "magistrianoi", los agentes especiales, como Basilios Argyros, casi un "agente 007" avant la lettre, quien con inteligencia y tesón asistirá al nacimiento de gran parte de las novedades que, como el catalejo, las vacunas, la huelga, la pólvora, la imprenta o la prensa, han de cambiar de nuevo el futuro en esa historia alternativa que, por esencialmente humana, se parece tanto a la nuestra.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

Harry Turtledove es sin duda alguna el maestro actual de la ucronía, aunque solo sea por la cantidad de ellas que ha escrito. Galardonado con algunos de los premios más importantes en el campo de la fantasía y ciencia ficción, entre los que destaca el Hugo a la mejor novela corta de 1994 por Down in the Bottomlands que va a ser próximamente publicada en nuestro país, Turtledove es sin embargo un gran desconocido para nuestros aficionados. Hasta el momento y además de la presente obra, solo se han publicado dos de sus novelas, ?Britania conquistada? (AJEC) y ?En presencia de mis enemigos? (La Factoría de Ideas). Parece que en el actual mercado es complicado arriesgarse con una serie de varios libros, y esa es una de las razones por el escaso interés de los editores en un autor que, pese a su enorme popularidad, escribe las ucronías de cuatro en cuatro normalmente como poco. Otra razón no menos importante es que muchas de sus novelas están ambientadas en escenarios como la Guerra de Secesión que al parecer no son demasiado atrayentes para nuestros lectores.

Y precisamente el relativo desconocimiento del autor en España es la causa de que en la portada del libro aparezca su nombre mucho más pequeño que el de Isaac Asimov, que si bien se limitó en su día a escribir una introducción de poco más de una página, sigue siendo una de las mejores formas de atraer lectores a 16 años de su muerte. En realidad Asimov aparecía ya en la edición original del libro, publicado en 1987 en un volumen que encabezaba el manido Isaac Asimov presents.

Maniobras de marketing aparte, ?Agente de Bizancio? es una novela de esas que no eres capaz de dejar hasta el final. Y eso pese a que no estamos ante una novela propiamente dicha, sino ante la unión de 7 relatos que narran las aventuras de Basilios Argyros, agente del emperador de Bizancio, entre los años 1305 y 1320. La línea temporal alternativa que nos presenta Turtledove difiere de la nuestra en que Mahoma se convirtió al cristianismo y acabó sus días elevado a los altares cristianos tras haber sido obispo de Cartagena. Ya digo que la novela es de 1987, no sé yo si en los tiempos que corren alguien se habría atrevido a publicarlo por razones obvias, aunque pueda parecer una tontería. Nos encontramos pues en una Edad Media en la que el Islam no ha existido y por lo tanto su ámbito se lo reparten aún entre el Imperio Bizantino (que ha ido reconquistando casi la totalidad del antiguo Imperio Romano salvo el norte de la Galia) y el Imperio Persa. Y lo bueno es que todo esto lo sabemos con las escasas referencias del protagonista a su santo patrón, que no es otro que San Mahoma, el patrón de los cambios, como no podía ser de otro modo para el causante de un punto Jonbar. A partir de esa premisa, Turtledove recurre en la mayoría de los relatos que componen la obra a otro motor que ha servido para crear algunas de las mejores historias alternativas, y que no es otro que el irnos narrando cómo se van descubriendo en su realidad imaginaria algunos hitos de la historia de la ciencia y la técnica como pueden ser la vacuna de la viruela, la pólvora o el telescopio. Como no podría ser de otra manera, Basilios Argyros se ve envuelto en todos esos descubrimientos mientras realiza su trabajo como funcionario del emperador. En realidad Argyros hace las veces de agente secreto de élite al que se envía cuando las cosas están ya casi perdidas en la guerra contra los persas, los francos, o los nómadas de las estepas; una especie de 007 medieval que tiene hasta su contrapartida femenina en Mirrane, la irresistible agente del Rey de Reyes persa. Por todo ello la mayoría de los siete relatos están llenos de intriga y acción trepidante. Además hay que contar que Turtledove se doctoró precisamente con una tesis sobre el Imperio Bizantino, lo que quiere decir que conoce muy bien el terreno que pisa y la ambientación es magnífica. Abundan las pequeñas historias de la historia, algunas muy divertidas, como la de la anachoresis de Alejandría, y otras dramáticas como la epidemia de viruela en Constantinopla. Turtledove demuestra gran maestría (y eso que es una de sus primeras obras) en hacer extrapolaciones de lo que fue a lo que hubiera podido ser, convirtiendo el libro además en una estupenda novela histórica de aventuras aún sin serlo en la que muchas veces te encuentras preguntándote cual es la parte que sucedió realmente y cual es la que es fruto de la fértil imaginación del autor.

Y esta mezcla explosiva de conocimientos, fantasía, aventuras e incluso humor es la que tienen el efecto que comentaba al principio de hacer que no puedas dejarlo tanto si eres aficionado a la ciencia ficción, a la novela de aventuras, a la histórica, o a todas ellas a la vez.

En pocas palabras, un buen primer contacto con lo que escribe Harry Turtledove, que te hace comprender su popularidad entre los norteamericanos y desear que se traduzcan pronto más de sus obras.
José Antonio del Valle

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada