Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 52 visitantes 19/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Solo un enemigo, el tiempo. Michael Bishop



Editorial:La Factoría de ideas

Colección: Solaris ficción
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 06-2005
Encuadernacion: Rústica
327 páginas
ISBN: 978-84-9800-148-8
18,95 ?


Otras obras del Autor/es
Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto
En los Suburbios del Destino
Texto Contraportada

África es un lugar lejano y remoto, que posee un realismo y una solidez tan asombrosas que pueden ayudar a los paleontólogos a aclarar el origen de la humanidad. Joshua es invitado a participar en un extraño proyecto por el que viajará en el tiempo hasta el Pleistoceno, donde vivirá junto a una tribu de homo habi(is. Allí deberá adaptar su superioridad en inteligencia y los avances técnicos de su época con el peligro del entorno y sus propios sentimientos.
Michael Bishop es uno de los clásicos de la ciencia ficción de todos los tiempos. Destaca por la óptica antropológica de sus obras, a la manera de Ursula K. Le Guin; una mirada inquieta y lúcida que data a sus libros de un carácter universal.



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

Michael Bishop es uno de esos autores que no puedes dejar ni siquiera cuando terminas sus libros, de manera que enseguida procuras buscar otro para continuar disfrutando de su compañía. Lamentablemente no hay muchos libros suyos publicados en España. Hasta el momento he tenido la ocasión de leer ?La ascensión secreta? una ucronía en la que los los Estados Unidos ganaron la guerra del Vietnam y se convirtieron en la peor pesadilla de Philip K. Dick, que aparece en ella como una especie de fantasma nanotecnológico activado por café solo (ya sé que suena raro, en realidad es más raro de lo que suena) y ?Jugadas decisivas? en la que el monstruo de Frankenstein vuelve para jugar al béisbol en las ligas menores americanas. Como verán originalidad no le falta y, ya digo, es una pena la falta de atención en nuestro país, aunque últimamente la Factoría de Ideas ha reeditado ?La ascensión secreta? como ?Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto?.


Con todo y a pesar de que las dos novelas citadas son muy recomendables, la obra cumbre de Michael Bishop sigue siendo ?Solo un enemigo, el tiempo? que aparece en la mayoría de las listas de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos y que ganó el premio Nébula en 1982. De las tres es la única que tiene un argumento de ciencia ficción más o menos al uso, aunque ya veremos que con reservas, y desde luego su historia es mucho menos desquiciada que las otras dos, sin perder interés por ello, que todo hay que decirlo.


?Solo un enemigo, el tiempo? es la historia de John Monegal, el hijo de una prostituta sordomuda sevillana y un militar norteamericano negro adoptado por la familia Monegal, la de otro militar, y que llegará a viajar en el tiempo al pleistoceno. La novela se estructura en capítulos alternos que nos cuentan la historia de John Monegal en tercera persona, y su viaje al pleistoceno como Josua Kampa en primera.


La primera parte es la historia del desarraigo de un niño negro en una familia blanca que, además, viaja por todo el mundo debido a los diferentes destinos del padre militar. El padre del autor era militar, y Michael Bishop vivió su infancia y adolescencia en diversas bases americanas, entre ellas la de Morón, por lo que esta parte está basada en sus experiencias personales. Pero además, John Monegal tiene desde su infancia unos extraños sueños que lo trasladan al pleistoceno y que le hacen más diferente y más desarraigado si cabe. La trama de esta parte no es apenas fantástica, cuenta la vida del protagonista entre los Monegal hasta que acaba discutiendo con su madre y huyendo de casa. Y luego su obsesión por sus viajes astrales y su reclutamiento por el ejército que está experimentando con el viaje temporal.


La segunda parte nos cuenta el viaje de John Monegal, que ha cambiado su nombre por el de Josua Kampa, a Zarakal (un país imaginario similar a Kenia) donde aprenderá técnicas de supervivencia con un cazador nativo, y luego su salto al pleistoceno y su vida con un grupo de homo habilis entre los que, sin dejar de ser un elemento extraño por su aspecto, acabará encontrando el hogar e incluso el amor en el lugar de sus sueños.


Decía Orson Scott Card en los comentarios a ?Bajo la tapa?, uno de sus relatos cortos, que había siempre que tratar de ir un poco más allá cuando uno utiliza los tópicos de la ciencia ficción, en este caso el viaje en el tiempo. Michael Bishop hace eso en su manera de plantear el viaje temporal en esta novela. Apoyándose en los sueños o viajes astrales de Josua Kampa, una máquina de la que nunca se nos dice gran cosa, consigue que viaje físicamente al lugar de sus ensoñaciones, o no, porque esta es una de las cosas que nunca queda clara en la novela y, para muchos, su principal fallo, dado que Kampa regresará acompañado de su viaje.


Tampoco es que el viaje en el tiempo sea, a mi parecer, más que una excusa para hablarnos de otros temas como qué significa ser humano, el ya citado desarraigo, la necesidad de encontrar un objetivo y un lugar en la vida e, incluso, la relatividad de la misma. John Monegal, casi un enano negro entre sus vecinos altos y blancos, se convierte en Josua Kampa, un gigante entre los homo habilis (casi nos recuerda a los viajes de Gúlliver), y encuentra a Elena, una ?habilina? marginada a su vez por los suyos por ser demasiado grande y extraña, de la que se enamora y con la cual acaba teniendo una hija, lo que demuestra la humanidad de los ancestros del hombre ya hace un millón de años (al menos en la novela). Además la historia nos describe la vida salvaje de nuestros antepasados remotos y sus primeras sociedades y ritos en un ambiente en el que de la brutalidad animal y los instintos van surgiendo poco a poco los sentimientos, las técnicas y habilidades que diferenciarán a la humanidad. El protagonista se ve inmerso en una especie de documental del National Geographic en el que, sin embargo, acabará sintiéndose en casa.


Es pues una novela en la que la premisa al final es lo de menos, como en casi todas las del autor por otra parte, y ya digo que, aunque sea un tópico, te atrapa de principio a fin y acabas pidiendo más. Y por ello, personalmente, rogaría a los señores editores que publicaran más cosas de Michael Bishop

José Antonio del Valle

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada