Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 152 visitantes 8/8/2020





Afiliate a la AEFCFT



Brummstein / Machine. Peter Adolphsen



Editorial:Lengua de trapo

Col. Otras lenguas
Traducción: Blanca Ortiz Ostalé
172 págs.
ISBN 978-84-8381-079-8
17.20 ?.

Texto Contraportada

«Un magistral relato metafísico digno de Pynchon» (Irish Times Books, sobre Machine).



«Brummstein es una delicia. Una onza de chocolate puro para disfrutar sin sentirse después empachado. La dosis justa» (Berlingske Tidente, sobre Brummstein).


Construidas a partir de estructuras análogas, Brummstein y Machine ?dos apasionantes novelas cortas? fluyen entre la ciencia y la ficción, el azar y el determinismo, para narrar con sorprendente maestría la historia de dos evoluciones, desde la prehistoria hasta nuestros días. Si en Brummstein es una piedra la que se sirve al autor para dar sentido a unas vidas que atraviesan todo el siglo XX, en Machine serán los restos fósiles de una pequeña yegua del Eoceno los que marquen el punto de inflexión en la existencia de los dos ocupantes de un vehículo en Austin, Texas. Con el inexorable ritmo de la causa y el efecto, Peter Adolphsen, uno de los más interesantes representantes de la narrativa europea contemporánea, se sirve de una asombrosa técnica para seducir al lector y provocar que se interrogue sobre el control de su vida y lo azaroso de los pequeños acontecimientos. Sin necesidad de oscuras y complejas teorías, Peter Adolphsen sitúa en el centro de la narración el problema insalvable entre destino y libre albedrío, sin perder nunca la frescura y un incisivo sentido del humor.



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Estudio en escarlata Amazon

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada