Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 22 visitantes 21/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Los sicarios del cielo. Rodolfo Martínez



Editorial:Minotauro

Colección: Hades
ISBN: 84-450-7540-3
Precio: 19,00 ?
Formato: 14 x 22,5 cm
Páginas: 368 páginas
Encuadernación: Tapa Dura
Fecha de publicación: 08 de Marzo de 2005


Otras obras del Autor/es
La Soledad de la maquina / Territorio de pesadumbre
Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos
El abismo te devuelve la mirada
El sueño del Rey Rojo
Sherlock Holmes y las huellas del poeta
Callejones sin salida
Laberinto de espejos
Sherlock Holmes y la boca del infierno
Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos
Sherlock Holmes y el heredero de Nadie
El adepto de la Reina
El carpintero y la lluvia
Sondela
Fieramente humano
El jardín de la memoria
Las astillas de Yavé
Texto Contraportada

Premio Minotauro 2005. Una novela llena de intriga y acción donde el destino de un hombre se debate entre la luz y las tinieblas.
Remiel, propietario de un bar, es el principal sospechoso de haber iniciado un tiroteo que se ha saldado con cuatro muertos. Sin embargo, durante la rueda de reconocimiento, nadie parece capaz de identificarlo. Poco después un grupo de guerreros japoneses disfrazados de ejecutivos ataca su local. Además, Remiel se siente perseguido por una agente del Mossad y por una orden secreta de sacerdotes católicos. El protagonista debe evitar a sus enemigos y convencer a Paula, la policía encargada del caso, de su inocencia para que le ayude en una lucha en la que está en juego el futuro de la humanidad.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

Rodolfo Martínez nos regala con esta novela ganadora del II Premio Minotauro una de su obras más logradas en la que se dan cita muchos de las preocupaciones temáticas habituales en otras obras del autor para conformar un conjunto dotado de una solidez dramática no alcanzada hasta ahora por el autor asturiano, aun a costa de un cierto debilitamiento en la trama. Esta fantasía urbana contemporánea, con toques oscuros y que juega con elementos de la mitología judeo-cristiana, una de las obsesiones del autor, supone un nuevo y espectacular giro en la obra larga del Rodolfo Martínez que añade un nuevo género a los ya tratados por el autor. Con un tono decididamente comercial nos encontramos ante lo que algunos han dado en llamar un bestseller de calidad que reúne una gran dosis de entretenimiento y emoción con un buen hacer narrativo que termina construyendo un buen material literario.
La historia puede parecer sencilla en un principio, Remiel Stevenson, propietario de un bar se ve envuelto en un tiroteo, aunque ninguno de los testigos es capaz de reconocerle después. Poco después un grupo de guerreros japoneses disfrazados de ejecutivos asalta su local. Además el protagonista que se siente acosado por una agente del Mossad y un grupo de sacerdotes católicos intenta convencer de su inocencia a la policía encargada del caso. Pero este es solo el punto de partida de la novela en la que la acción va sustituyendo poco a poco a la intriga conforme se nos van desvelando los misterios de la trama hasta llega a un muy bien justificado desenlace final
La novela supone un nuevo tratamiento de aspectos que ya se narraban tangencialmente en Territorio de pesadumbre con un mejor resultado, sobre todo en lo relativo a la integración del elementos fantástico en la trama de la novela que si en aquella resultaba un poco forzado en esta encaja como un guante, sin el más mínimo chirriar. Y es que en esta novela la magia camina entre nosotros aunque estemos ciegos ante ella y la realidad no es sino una de las múltiples facetas del universo.
La obra esta dotada de un ritmo narrativo propio que le permite que, aunque exista algún que otro parón en el fluir de la trama aprovecharlo para tomar impulso y continuar con una intensidad tal que atrapa al lector y hace muy absorbente la lectura. Momentos de parón que generalmente coinciden con la aparición del mafioso del tiroteo inicial, al que se le da un protagonismo muy por encima de su relevancia en la historia o bien no queda suficientemente claro la implicación del personaje en la trama de la novela.
Mucho más interesantes son el resto de los personajes, empezando por el protagonista Remiel, auténtico depositario del peso de la novela que va evolucionando desde la frialdad, casi inhumana desde el principio hacia una carnalidad cada vez más acusada. Alrededor de este personaje giran distintos grupos personales, de su lado una trinidad femenina formada por la policía que investiga el tiroteo inicial, un personaje fuerte y muy bien construido, la hija del mafioso, una enigmática niña casi autista y la niñera de esta, una echadora de cartas, ambas relacionadas con Remiel. Al otro lado tenemos a los miembros de la orden católica que persigue a Remiel, entre los que destaca Vito, un joven sacerdote frío y calculador, duro y brutal, el grupo del Mossad destaca su líder una joven judía superviviente de los campos de exterminio que dirige a un grupo de comandos perfectamente entrenados. Para completar el triangulo de oponentes un grupo de samuráis de los que destaca Omi, quizás uno de los personajes tratados con más cariño y mejor dibujados por parte del autor. Pero estos son solo los peones secundarios de una apasionante lucha que se desarrolla a un nivel desconocido para los humanos y que constituye el verdadero meollo de la novela.
Aunque la portada del libro recuerda a algunos de los mas recientes éxitos editorial, quien se acerque a esta obra buscando otro ?Código Da Vinci? se llevará una profunda decepción, pues aunque las implicaciones teológicas de los hechos que aquí ocurren dejan en un juego de niños lo narrado en la novela de Brown, estamos ante una obra muy bien escrita y en la que lo literario esta por encima de lo sencillamente escandaloso. La abundancia de elementos religiosos es patente y resulta curiosa la elección del autor de las tres religiones representadas entre los perseguidores de Remiel: católica, judía y budista, resultando chocante la ausencia en la novela de toda referencia al Islam, cuya inclusión hubiese sido mucho más lógica que la presencia de los guerreros budistas.
Como resumen estamos ante una novela muy entretenida, de una notable calidad literaria y con un ritmo que atrapa al lector desde el primer momento, aunque quizás se echa de menos una mayor complejidad en la trama y una mayor enfoque y desarrollo en los personajes secundarios.

Javier Romero

Aparecida en Estacion de nieblas

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada