Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 29 visitantes 7/12/2019
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



En el día de hoy. Jesús Torbado



Editorial:Planeta
Colección: Biblioteca Premios Planeta 12
Booket
368 páginas
ISBN: 84-08-04123-1
Texto Contraportada

Premio Planeta 1976

En el día de hoy arranca de una hipótesis novelesca muy sugestiva: en 1939, la República ha ganado la guerra civil, Azaña y Negrín se han retirado. Besteiro es presidente e Indalecio Prieto jefe del gobierno. El general Franco, con algunos de sus incondicionales como Dávila y Carrero, se refugia en la Cuba del dictador Batista, mientras sus partidarios andan dispersos por el mundo, unos luchando bajo bandera portuguesa en Angola, otros, como Queipo, a las órdenes de Hitler; Serrano Suñer en bolonia traduciendo obras jurídicas, y las primeras figuras de la Falange en Roma.

Sobre la base de esta ficción histórica, Jesús Torbado imagina una posguerra española que a simple vista parece todo lo contrario de lo que fue este periodo en la realidad; pero el humor y la ironía que presiden el relato subrayan una serie de aspectos paradójicos, que ahondan en una visión histórica ajena a cualquier partidismo.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

Allá por el año 1976 Jesús Torbado conquistó el premio Planeta con esta historia alternativa en la que la República había resultado ganadora de nuestra guerra civil, merced a un cambio de rumbo en la batalla del Ebro. Azaña, que firma un parte de fin de guerra muy tópico, y Negrín se han retirado para dar paso a Besteiro e Indalecio Prieto respectivamente. Franco, junto con Dávila y Carrero se exilia a Cuba protegido por Batista, mientras sus seguidores prestan lealtad a Salazar, Hitler o Musolini. En este escenario los personajes, unos reales, como Hemingway que es uno y otros surgidos de la imaginación del autor se enredan en una trama que va de lo costumbrista al espionaje

El problema con las Ucronías es que, a veces, el escenario que plantean es de por sí mucho más interesante que la trama que en el se desarrolla, y este es el mayor problema de esta novela en la que la historia que gira en torno a una conspiración para cambiar de nuevo el curso de la historia esta muy por debajo del escenario que Torbado crea de forma magnífica y muy creíble, e incluso de unos personajes bien construidos y que se sitúan por encima de la historia que protagonizan. En esta ocasión el problema es que el ritmo es mucho más lento de lo que requeriría la historia y hay páginas enteras en la que no pasa nada sin que se justifiquen de ninguna manera esos paseos literarios por los aledaños de la trama.

Además Torbado abusa de la aparición de personajes famosos que si bien, en ocasiones dan lugar a momentos que arrancan una sonrisa al lector, la mayor parte de las veces no aportan demasiado a la historia y no dejan de ser meros adornos decorativos, salvo contadas excepciones, como Franco, al que no deja en demasiado buen lugar, Indalecio Prieto, uno de los personajes mejor tratados de la novela y Hemingway, construido a base de todos los tópicos conocidos sobre el autor, y al que solo le falta acudir a los San Fermines. Mucho más logrados son los personajes no famosos como el fotógrafo que acompaña a Hemingway, su hermana o el protector de esta, junto con un italiano que constituye el nexo de unión entre todas las piezas de la historia.

Aun así constituye una de las más logradas ucronías de la literatura española en la que el buen hacer literario del autor se da la mano con una rigurosa especulación histórica y en la que solo se echa de menos algo más de acción.

Javier Romero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada