Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 55 visitantes 18/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



La diplomacia del Asesino. Robin Hobb



Editorial:La Factoría de ideas
El Vatídico 2
Solaris Fantasía
Traductor: Manuel de los Reyes. 
ISBN: 8484219208
256 páginas
Rústica
Otras obras del Autor/es
La fragilidad del asesino
La búsqueda del asesino
La senda del asesino
Aprendiz de Asesino
Asesino real
Las naves de la magia
Las naves de la locura
Las naves del destino
Texto Contraportada

 El bastardo Traspié prosigue su aprendizaje de las artes del asesinato, pero el muchacho descubrirá que hay maestros mucho peores que los que ha conocido hasta ahora, pues su adiestramiento en la Habilidad bien podría costarle el alma... y su vida. La diplomacia del asesino continúa la imprescindible "Saga del Vatídico", presentando los despiadados esfuerzos del Rey Artimañas para proteger a su reino de la maldición de la Forja; pues ningún sacrificio , ni el del más valioso de los vasallos, es demasiado pequeño para asegurar el futuro.



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

 La Factoría de Ideas ha acabado siendo la única alternativa poderosa a Timún Más en cuanto a la edición de obras de fantasía "mainstream", es decir, nada de mundos extraños o ultragóticos con personajes cuyas motivaciones son inexplicables y con una prosa trabajadísima, sino cosas mucho más accesibles. Mientras que Timún Más parece seguir atascado en las franquicias de Dragonlance, Factoría está editando interesantes series que en el extranjero venden como rosquillas, pero que aquí no se conocían anteriormente. Después de la agradecible entrada de la saga del Mago de Raymond E. Feist, de la de Chalión de McMaster Bujold, y de la de Honor Harrington (está bien, esto es space opera, pero el objetivo de accesibilidad es el mismo) de David Weber, ha lanzado en 6 tomos una trilogía de una mujer que se esconde bajo el sobrenombre de Robin Hobb.  ¿Qué hay dentro de esta trilogía? Nada sorprendente. Una simple historia lineal de aprendizaje. Y una gozada de leer.

En el primer volumen (es decir, en los dos primeros en su edición española... me ahorraré los comentarios esta vez) se cuenta la historia de un niño que a los 6 años su abuelo abandona en las puertas del castillo del rey, diciendo que es un bastardo del rey a la espera y que ya no quiere gastar ni energías ni dinero en él porque no es responsabilidad suya. De alguna forma el niño despierta la compasión de los guardias y le dejan vivir en el castillo, y ahí empieza un intenso viaje hacia la propia aceptación y la autoestima: tendrá, ya no que enfrentarse, sino aceptar y convivir con sus enemigos, pasar prueba tras prueba, ser capaz de mantenerse siempre en pie, descubrir que aunque es un chico inteligente habrá cosas que no podrá hacer, pasar por depresiones, alegrías, y conocer a muchos personajes que le hacen cambiar su opinión sobre ellos casi de forma vertiginosa.

Lo que es lo mismo: una mezcla de el esquema de historia de aprendizaje de un chaval con el esquema de intrigas palaciegas, con hijo traidor que quiere heredar la corona, un rey hermético, un bufón inquietante, unos tutores del chaval que casi se contradicen entre sí con sus consejos, y cómo poco a poco se va haciendo un hueco en todas esas intrigas. El toque fantástico le da una gracia adicional, ya que la magia consta de dos facetas telepáticas diferentes: la "Maña", o la capacidad de empatizar y hablar con los animales, y la "Habilidad", o la capacidad de empatizar con las personas. La primera está mal vista, casi se considera una perversión, y la segunda está al alcance de unos pocos por razones que nadie acaba de comprender, y nuestro héroe domina la primera, claro. Más aún: ambas cosas son adictivas y degenerativas.

Robin Hobb da mucho más de lo que uno se espera en este primer volumen. Todos esos elementos de intrigas y de superación personal están muy bien llevados, sin ningún pasaje que de la impresión de estirarse más de la cuenta, pero también se adivinan una serie de elementos autobiográficos, una serie de enseñanzas vitales que reconozco que me llegaron bastante, porque hay muy pocos héroes con los que sientas tanta simpatía y cariño como este Traspié Hidalgo,. Y casi se me olvida otro elemento curioso: todos los nombres son simbólicos - es un mundo donde no se sabe si el nombre hace a la persona o al contrario - y están traducidos al castellano los más obvios - curiosamente, ese Traspié empieza a ser simbólico de cómo nació para ser lo que defina su verdadera vocación: estar en medio de todos los follones. Felicidades al traductor, a todo esto: consigue unos juegos de palabras y una poesía con el lenguaje como hace tiempo no leía en una traducción de un libro fantástico.

"Aprendiz de Asesino" (recordad: más "La diplomacia del asesino") fue candidato al premio Locus de fantasía de una forma bastante justa. Todo lo que cuenta ya fue contado en otras ocasiones, y el mundo fantástico casi medieval está más que trillado, pero Robin Hobb logra dar una humanidad adulta, una tristeza y un poder épico a ese escenario que no veía desde aquellos libros donde Barbara Hambly o Marion Zimmer Bradley estaban en buena forma. Podría ser perfectamente ese libro de fantasía que recomiendas a cualquier persona, pues la autora sabe hacer universal todo lo que cuenta. Lástima que la política editorial de Factoría de Ideas los haga tan inaccesibles con ese formato partido, perjudicándoles, finalmente, a ellos mismos.
Carlos Jürschik

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada