Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 118 visitantes 18/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Camposanto. Iker Jimenez



Editorial:Suma de letras

Precio: 18 ?
ISBN: 8496463079
Fecha de publicación: mayo de 2005
Formato: 15 X 24 (tapa dura con sobre cubierta)
Paginas: 350
Texto Contraportada

En el invierno de 1977, en un cementerio a las afueras de un pueblo fustigado por una maldición secular, en el corazón de Castilla, apareció el cadáver de un reportero argentino.
Casi treinta años después, un joven periodista decide seguir la pista de aquel misterioso individuo y del terrible secreto que éste se llevó a la tumba: el mismo que a lo largo de la historia ha atormentado a generaciones de iniciados en las ciencias ocultas de todas las culturas.
Con la ayuda de expertos en Alto Ocultismo, forenses, informáticos de la policía, archiveros y sacerdotes, y tras recorrer el Viejo Toledo, Egipto o París, el protagonista de la novela se irá acercando al corazón del misterio. En su búsqueda contará con la ayuda inesperada de un artista muerto hace más de quinientos años: Hyeronimus Van Aecken, El Bosco, en cuya enigmática obra encontrará las pistas para desvelar los experimentos en busca de otras realidades que se llevan realizando al margen de la ciencia desde hace más de dos mil años.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

Reconozco que tenia curiosidad por la forma en que el periodista Iker Jimenez iba a traspasar a la ficción narrativa todo el despliegue de imaginación que suelen realizar los ?misteriólogos? en sus libros y programas radiofónicos. Y la verdad es que el resultado no puede ser más decepcionante. La historia de un misterio que aúna a un periodista argentino muerto hace 30 años en un cementerio abandonado de un pueblecito toledano, con la obra de un pintor tan fascinante como El Bosco y la presencia en todo esto de la corte de Felipe II, que a priori resulta atractiva acaba siendo un cúmulo de despropósitos narrativos de los que no se encuentran muy a menudo, al menos en un lanzamiento con las características de esta.

Para empezar estamos en una novela sin ningún ritmo interno, que avanza a trompicones, que alterna fases en las que no pasa nada con fases en las que la narración se precipita de forma atolondrada, cosa que podría ser achacable a que es la primera novela del autor, pero es que además los personajes son absolutos clichés, muy planos y sin personalidad, de forma que a veces se podrían intercambiar unos por otros sin que se notase demasiado.

Como a todo escritor novel se le indica que escriba sobre lo que conoce, Iker Jiménez crea un protagonista que es un alter ego de si mismo, un periodista radiofónico, con un programa nocturno de éxito dedicado al mundo del misterio. El periodista esta obsesionado con averiguar el destino de un periodista argentino que 30 años atrás tuvo también gran éxito y que falleció en obscuras circunstancias mientras llevaba a cabo una investigación. El problema es que la investigación del protagonista es absolutamente errática, contada con torpeza y sobre todo en las escenas en las que se supone que se debe sentir miedo, lo único que se siente es la inquietud del hastío que produce la novela. Además da la sensación de que la novela se alarga innecesariamente, pues rápidamente uno sospecha todo lo que ocurre y el final no es ninguna sorpresa. Por cierto, un final que da la sensación de haber sido escrito apresuradamente ya que en un par de páginas se da carpetazo a la novela después de haber estado mareando al lector durante muchas páginas.

Lo mejor de la novela son los pasajes relativos al Bosco y al proceso de creación de sus obras que si que se consigue transmitir de forma creíble, sin embargo llama la atención la poca verosimilitud de las investigaciones del periodista, más basada en casualidades que en el rigor periodístico.

En resumen una novela que no se habría publicado, o al menos no tendría tanta difusión si no viniese con la rúbrica de este conocido periodista.

Javier Romero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada