Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 99 visitantes 23/1/2018
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT





Editorial:Gigamesh
160 págs.
PVP con IVA: 5,95 ?.
Otras obras del Autor/es
Gigamesh nº 34
Gigamesh 35
Gigamesh nº 36 (3ª Epoca)
Gigamesh nº 37 (3ª Epoca)
Gigamesh nº 38
Gigamesh 39 - Especial Philip K. Dick
Gigamesh nº 40 - Especial George R. R. Martin
Gigamesh 41
Gigamesh 43
Gigamesh nº 44 - Especial Ursula K. Le Guin
Texto Contraportada

En este número:
«Duelo», Richard Matheson
?Dune: El círculo cerrado de Duncan Idaho?, Rodolfo Martínez
«He tocado el cielo», Mike Resnick
«El sumidero de la memoria», Mike Resnick
?El Desenterrador (V): Robert Aickman?, Víctor Jiménez
«Qué manita tan fría», Robert Aickman
Editorial, Hit-parade de la crítica, crítica de libros, libros en inglés, los más vendidos...


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

En este número de la revista que dirige Juan Manuel Santiago nos encontramos con un denominador comun en todos sus relatos, que es el de la desesperanza frente a los avanzes de la sociedad, ya esten estos personalizados en el campio de Duelo, o en el teléfono del cuento de Robert Aickman, una desesperanza que tiñe de tristeza este número de la revista, que por otra parte es uno de los más logrados de los últimos meses.
Se abre la revista con un cuento clásico de Richard Matheson, "Duelo", que muchos ya conociamos en su adaptación televisiva como opera prima de Steven spielberg, pero el hecho de ser conocido, y por tando predecible todo lo que ne el relato sucede no resta a ni un solo gramo de su fuerza a esta espectacular narración de los avatares de un hombre, normal y corriente, que de repente se ve enfrentado a un misterioso camion, que de forma inexplicable se vuelve agresivo en una bella metafora de la creciente violencia que sola a nustra sociedad.
Le sigue un interesante artículo de Rodolfo Martínez en el que especula como podría haber continuado Frank Herbert la serie Dune de no haber fallecido dejándola inconclusa, que satisfará sobre todo a los fans más acérrimos de la serie.
Pero sin duda lo mejor de esta entrega de Gigamesh lo constituyen los dos emotivos relatos de Mike Resnick que consiguen arrancar alguna que otra lagrima del lector. Ya sea con el relato "He tocado el cielo", perteneciente a su ciclo de Kirinaga, que nos narra el conflicto entre una niña con ansias de aprender y comprender mejor el mundo que la rodea y el hechicero de su tribu que prentende proteger la tradición para preservar la identidad cultural de los miembros de la tribu, y que constituye una bella y emocionante muestra del eterno conflicto entre progreso y tradición, con unas consecuencia trágicas que no dejaran indiferente a ningún lector.
En el otro relato de Resnick "El sumidero de la memoria" encontramos referencias clara a "Flores para Algernon", pero cambiando el Alzheimer por el sindrome de Down, y que contiene un final sorprendente y que emocionará a cualquiera que haya conocido de cerca los estragos de la enfermedad que padece la protagonsita del relato. Un relato muy bien construido en el que el autor consigue mantener el delicado equlibrio entre la emotividad y la cursileria, sin caer nunca en esta última.
En el siguiente artículo Javier Martn Lalanda no explica la génesis de la version de su ensayo sobre Conan que próximamente publicará Gigamesh, y que constituye una revision de su clásico "La canción de las espadas".
En el apartado El enterrador Victor jimenez nos recupera en este número a Robert Aickman, uno de los mejores autores de cuentos de fantasmas, aunque el cuento que se incluye en la revista tenga un final un tanto frio y decepcionante.
En resumen un excelente número, que a pesar de la tristeza que adorna a todos los relatos, es una de las más logrados de las últimas entregas.
Javier Romero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada