Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 30 visitantes 18/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Callejones sin salida. Rodolfo Martínez



Editorial:Berenice
Tamaño: 14 x 22,5 cm.
Nº de páginas: 288
Rústica con solapa
ISBN: 84-934466-8-8
Precio: 20 euros
Edición: 1ª
Noviembre de 2005
Otras obras del Autor/es
La Soledad de la maquina / Territorio de pesadumbre
Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos
El abismo te devuelve la mirada
El sueño del Rey Rojo
Los sicarios del cielo
Sherlock Holmes y las huellas del poeta
Laberinto de espejos
Sherlock Holmes y la boca del infierno
Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos
Sherlock Holmes y el heredero de Nadie
El adepto de la Reina
El carpintero y la lluvia
Sondela
Fieramente humano
El jardín de la memoria
Las astillas de Yavé
Texto Contraportada

Una magnífica oportunidad para deleitarse con la lectura del mejor Rodolfo Martínez En palabras del propio Rodolfo Martínez ?Sería inútil negar que el modelo más evidente para los siete cuentos que he agrupado bajo el título genérico de «Horizonte de sucesos» son los Cuentos
de la taberna del ciervo blanco, de Arthur C. Clarke. Más inútil aún sería tratar de ocultar mi gusto por el ciclo de los Viudos Negros, de Isaac Asimov, o mi fascinación por el plausibilísimo embustero Trafalgar Medrano, inmortalizado por la gran Angélica Gorodischer Y sí, es cierto que tenía todo eso en mente cuando me senté a escribir los primeros cuentos de «Horizonte de sucesos»: la atmósfera general debía tanto a Clarke como a Asimov, y la personalidad del luego llamado Narrador Inverosímil estaba sin duda en deuda con Gorodischer. Curiosamente, por primera vez desde que había empezado a escribir relatos cortos, me sentía cómodo, en un territorio del que conocía las reglas y en un lugar familiar. Si alguna vez la expresión «el cuento se escribió solo» ha tenido algún sentido ha sido precisamente con estas historias. Tuve alguna dificultad con el primero y el segundo, supongo que porque son los relatos donde se establece la atmósfera, el tono general
y la actitud de cada uno de los personajes. Pero, a partir de ahí bastaba con que alguien me soltara una frase
mínimamente intrigante para que el proceso se desencadenara por sí mismo y los cuatro personajes empezaran a conspirar en busca de una nueva historia Pocas veces he disfrutado más escribiendo. Y pocas veces
he recibido reacciones más encontradas a algo que haya escrito. He oído decir «venga, esto te lo han publicado
por puro amiguismo, porque es infamemente malo» seguido casi sin solución de continuidad por «entonces, ¿no vas a seguir la serie? Qué lástima». En cualquier caso, supongo
que hubo el número suficiente de personas a las que les gustó el ciclo de «Horizonte de sucesos», al menos lo bastante nutrido para que «Castillos en el aire» se llevará el premio Ignotus al mejor cuento en el año 1996.?


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada