Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 121 visitantes 19/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Testigo de las estrellas. Robert Charles Wilson



Editorial:La Factoría de ideas
Colección: SOLARIS FICCION Nº: 67
Titulo original: Blind Lake
Editor original: Tor Books
Premios de la novela: Aurora (2004) , Finalista del premio Hugo (2004)
Traducción: José M. Echevarren
Formato: 23 x 15 cms
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 352
PVP: 18,95 ?
ISBN: 84-9800-196-X

Otras obras del Autor/es
Nomadas
Darwinia
Los cronolitos
Spin
Texto Contraportada

En Blind Lake, una gran instalación federal de investigación, los científicos están empleando una tecnología que apenas comprenden para observar la vida diaria en una ciudad de alienígenas, moradores de un lejano planeta. No son capaces de contactar con ellos, ni comprenden su lengua. Lo único que pueden hacer es observar.

Sin previo aviso, se impone un cordón militar alrededor de Blind Lake. Todas las comunicaciones quedan cortadas. La comida y demás suministros son entregados por control remoto. Nadie conoce el motivo, aunque los científicos siguen con sus investigaciones. Hasta que uno de ellos llega a la conclusión de que aquellos seres, aunque parezca imposible, son conscientes de la observación del proyecto.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Amazon

Nuestra Crítica

Robert C. Wilson tiene en común con su compatriota canadiense Robert J. Sawyer la forma en la que introduce elementos científicos complejos y bien explicados con una estructura y unos personajes más típicos de la literatura generalista. Con ?Testigos de las estrellas? recuerda a todos que es, de lejos, el mejor haciéndolo.

Y no siempre da esa impresión. En ésta corta, rápida, profunda novela el lector puede cambiar la opinión sobre la historia o sus fines casi
en cada capítulo. Es cierto que la trama principal trata de una instalación científica en cuarentena, y el misterio principal, por qué están en esa situación y a dónde lleva ese invento maravilloso de observación de extraterrestres que anuncia la sinopsis, pero hay mucho más. Wilson se tira de cabeza a los personajes complejos con traumas, debilidades, motivaciones, intentando con todas sus artes hacerlos vivos y comprensibles, pero a la vez narra con una ambigüedad casi inquietante la resolución del misterio, que no acaba de quedar claro hasta las últimas páginas. Pero al contrario de la mayoría de las novelas, en las que tras muchos giros todos los cabos sueltos se resuelven apresuradamente en unas pocas páginas, Wilson te tiene adivinando, especulando, casi al mismo tiempo que sus protagonistas, mientras estos se relacionan de forma verosímil en un escenario extremo.

Durante mucho tiempo la novela parece que no va a ser capaz de resolver todas las cuestiones que plantea, y es la gran habilidad de Wilson la que te hace creer que no va a ser capaz de hacerlo. Pero sí. La especulación política, la ?magia? de estos inventos científicos explicados a medias, las escenas apocalípticas, el desarrollo de un primer contacto, la narración de lo imposible, y cómo alrededor de esto una docena de personajes tienen decisiones difíciles y trascendentales sobre el futuro de sus vidas. Tanto es así que casi olvidas los defectos que le quedan por pulir a Wilson: elipsis desconcertantes, saltos en el tiempo mal explicados, y una especulación sobre el futuro tan vaga y caprichosa que llega a molestar.

Teniendo en cuenta todo esto, pero viendo cómo parece evolucionar Robert C. Wilson en cada una de sus novelas, uno tiene la gran esperanza de un libro arrebatador en unos años. No sólo ?progresa adecuadamente?, sino que es alguien capaz de meterte en sus libros pasando página tras página, y que recuerdes enseñanzas o imágenes días después de cerrar el libro. El lirismo que demuestra en alguno de sus pasajes (especialmente el de una madre que decide cómo contar una historia, una verdadera lección sobre como narrar bastante metaliterata y a la vez algo muy tierno), y esa pequeña estructura circular que consigue en un final memorable no es algo que uno se encuentre normalmente. Y menos en una extensión tan ajustada como la de sus libros.
Carlos Jürschik

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada