Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 62 visitantes 23/10/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



La ciudad del grabado. K.J. Bishop



Editorial:Bibliópolis
Título original: The Etched City
Trad. Fabricio González Neira
Ilustración de cubierta: Alphonse Mucha
Diseño de cubierta: Alejandro Terán
Col. Bibliópolis Fantástica nº 41
Bibliópolis, 2006
288 páginas, 17,95 euros
ISBN: 84-96173-50-X
Texto Contraportada

?Combina la serie de la Torre Oscura de Stephen King y La estación de la calle Perdido de China Miéville, con toques de Audrey Beardsley y J.K. Huysmans.?
Publishers Weekly

Una ciudad al borde de la transformación
Unos personajes al borde de sus posibilidades

Tras el fracaso de la revolución, el capitán de una compañía de soldados de fortuna y su cirujana se ven abocados a huir a través del desierto para salvar sus vidas. Perseguidos de cerca por el ejército, su única escapatoria es la fabulosa meseta tropical de Teleute, donde hallarán refugio. En la decadente ciudad estado de Ashamoil, Gwynn el militar pone sus pistolas al servicio de los traficantes de esclavos, mientras que Raule la curandera, truncada su esperanza de entrar en el Colegio de Medicina, se resigna a auxiliar a los desfavorecidos en un hospicio. Pero la  aparición de una enigmática admiradora que envía grabados en los que aparece Gwynn demuestra que la corrupta y bulliciosa Ashamoil les reserva todavía unos destinos muy distintos.

La australiana K.J. Bishop recrea un mundo de pistoleros y decadencia en una de las mejores novelas fantásticas de los últimos años, galardonada con los premios Ditmar y William L. Crawford y finalista del Premio Mundial de Fantasía y el International Horror Guild.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

Con un comienzo al que solo le falta la musica de Ennio Morricone de fondo asistimos al encuentro entre los dos, aparentemente, protagonistas de la novela, Raule, una doctora ambulante y Gwynn, un mercenario, ambos miembros de un batallon derrotado en la guerra civil que asola el país del Cobre, una zona desética y despoblada por la que hyen perseguidos por el ejercito victorioso, hasta que hartos de huir deciden encaminar sus pasos hacia la Meseta de Teleute, un a zona tropical donde se encontraran a salvo de sus perseguidores y donde comenzará una segunda parte de la novela muy distinta de la inicial.

Aunque en la contraportada del libro se haga referencia a la Nueva Crobuzon de La estación de la Calle Perdido de China Mieville, donde de verdad hunde sus raices la ciudad de Ashamoil es en el Viriconum de M. John Harrison y como en esta, la sensación de decadencia y de, en ocasiones, no poder distinguir si lo que está sucediendo es real o está dentro de lo onírico se intensifica conforme avanza la trama de la novela y vamos profundizando en dos personajes que al principio no parecen muy relevantes, pero que serán decisivos en la culminación de la historia, el reverendo, que presta sus servicios en el hospital donde ingresa Raule como cirujana y Beth, la grabadora, que fascinada por la imagen de Gwynn lo incluye en sus retratos, lo que provoca que este, al servicio de uno de los jefes del hampa de la ciudad, se interese por averiguar la identidad de la misteriosa grabadora.

Esta es la primera novela de la autora, y quizás por eso, a pesar de la brillantez de su lenguaje, y de la inteligente construcción de los personajes, llenos de matices, peca de una cierta dispersión, tal vez por el hecho de no compartir un objetivo común, sino que cada uno de ellos tienes sus motivaciones, no todas covergentes, lo que ocasiona que en ocasiones se olvide de ellos, sobre todo de Raule, que cuando llegan a la ciudad de Ashamoil se convierte en un personaje secundario, que se diluye durante largos periodos de la trama. Otro defecto, muy típido de los autores primerizos, es apuntar detalles que luego no desarrolla, como cuando Gwynn empieza con una disquisición de caracter lingüistico que rápidamente se olvida, y no vuelve a aparecer. Abusa la autora de los dialogos filosoficos entre el reverendo y Gwynn que se llegan a hacer repetitivos, como si quiesese demostrar todo lo que es capaza de ofrecer en esta su primera obra. Esto hace que la accion se resienta y sobre todo se pierda el ritmo narrativo en una parte central que lastra el disfrute de la obra.

Con todo estamos ante una novela más que recomendable, llena de originalidad y con imágenes de las que permanecen mucho tiempo en la mente, como la de ese hombre al que le crece una flor en el ombligo o la de los milagros que se suceden en la parte final. Si a esto unimos un escenario con vida propia, y una trama, que a pesar de los altibajos, hace que no sea nada facil detener la lectura, estamos ante todo un descubrimiento, el de esta joven autora australiana, que seguramente nos deparará momentos interesantes en el futuro.

Javier Romero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada