Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 98 visitantes 19/11/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Leyes de mercado. Richard Morgan



Editorial:Gigamesh
Gigamesh Ficción núm.38
Traducción de Jesús Gómez
Portada de Juan Miguel Aguilera
Ciencia ficción
ISBN: 84-96208-36-2
432 págs., 17,95 ?
Otras obras del Autor/es
Carbono Alterado
Solo el Acero
Texto Contraportada

La forja de uno de los líderes que controlan el mundo Una reelaboración a lo Michael Moore de los temas orwellianos con una estética entre Mad Max y La hoguera de las vanidades
Zektivs: las nuevas estrellas mediáticas cuyas proezas en la carretera se siguen sin aliento en todos los rincones del mundo. Son los modernos gladiadores de las multinacionales, hombres y mujeres dispuestos a jugarse la vida para defender un contrato en duelos sobre el asfalto.
Richard Morgan extrapola a partir de los vientos neoliberales
que azotan la sociedad contemporánea y recrea un futuro próximo donde la globalización ha llegado a sus últimas consecuencias. Hipnótica e inapelable, Leyes de mercado se proclama en ambición y resultados la primera gran novela de ciencia ficción del nuevo milenio.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

Richard Morgan ya había dejado una impresión bastante fuerte con su versión del cyberpunk oscuro y negrísimo en "Carbono Alterado", con lo que esta segunda novela publicada por estos lares se esperaba con curiosidad, para ver si confirmaba las expectativas. Por mi parte, llega a ellas, las supera, y deja unos cuantos contemporáneos en una posición incómoda por comparación: Morgan sabe qué quiere contar y lo cuenta horriblemente bien.

"Leyes de Mercado" es en esencia un primo cercano de "Jennifer Gobierno" de Max Berry, pero más aún, un familiar muy cercano a esas novelas de Pohl y Kornbluth, y mucho más que a la archiconocida "Mercaderes del espacio", se parece a la desconocida, desgraciadamente descatalogada, opresiva, violentamente sarcástica y magnífica "El abogado gladiador" (grito, de nuevo, por su reedición): en un mundo futuro las desigualdades y la violencia han llegado a tal punto que están dentro de la cultura empresarial con, como indica la portada, duelos en carretera para finalizar disputas. Morgan no es el primero ni el último en usar este tipo de escenario (hay en estos momentos una novela llamada "Surf Bélico" con un título bastante descriptivo) pero tampoco existen excesivas novelas que lo utilicen de esta forma, y esto es porque una sátira poderosa, violenta y tan abiertamente paródica es un equilibrio que sólo se puede conseguir con bastante tino y maestría. Confirmado, pues, que Morgan es de los elegidos.

El enfoque que usa para contar esta historia, clásica en estructura hasta el deja-vu, es centrarse en un protagonista antipático y cómo poco a poco se deshumaniza mientras conoce a revolucionarios de países latinoamericanos a los que tienen esclavizados a base de armas, va destrozando las relaciones personales con la gente que le rodea y a la vez se vuelve un triunfador en el trabajo. Es decir, Morgan, pese a que no se corta en describir violencia o acción de forma espectacular, se centra en las relaciones personales, y sobre todo la que establece el protagonista con otro personaje que debería ser su peor rival (y todos adivinamos que acabará siéndolo) y que, extrañamente, acaba siendo su mejor amigo. Sin darnos cuenta establecemos un vínculo con todos estos personajes, y Morgan nos deja claro, muy claro, el mensaje que hay detrás de este esperpento, en esta metamorfosis hacia una auténtica máquina empresarial que sólo vive para hacer dinero y abandona cualquier otra pretensión humana, y además de hacerlo genérico, nos empuja la vista para que no podamos apartarla mientras olemos y palpamos destrucción, traición y muerte de verdaderos personajes. El gran guiñol con la que termina la novela, en un clímax excelentemente resuelto en poquísimas páginas sin que parezca apresurado, deja una sensación de terror y familiaridad que casi convierte esta lectura en imprescindible.

Si tantos han dicho que es lo mejor escrito del género el año pasado no es por casualidad. "Leyes de mercado" toca muchos palos, y en todos ellos deja una marca que tarda en olvidarse. Si tenéis el estómago suficientemente en forma ya me he quedado, definitivamente, sin más palabras para recomendarlo. Y es necesario mencionar la edición tan agradable de ver y de leer de Gigamesh, del estilo de las que nos tienen malacostumbrados.
Carlos Jürschik

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada